SACERDOCIO PARTE 2

El Sacerdocio Levítico

La consagración y vestiduras

 

  Es importante recalcar que existen diferencias, que la misma palabra de Dios nos señala con respecto a los sacerdocios en ambos Testamentos. Pero aún así hay lecciones que el Espíritu Santo permite extraer de aquel ceremonial y de aquel sacerdocio (Romanos 15:4 ; 1 Corintios 10:11).

  1. 1.      El Sacerdocio de Israel.

El sacerdocio pertenecía a una sola familia, la de Aarón, la tribu de Leví, el privilegio era obtenido solamente por nacimiento. El sacerdocio era el vinculo de unión y el medio de comunicación entre Dios y su pueblo. El sacerdote era el mediador entre ellos.

Los ministros del santuario se dividen en 3:

a)    Los levitas: que se formaron en tres clases según los hijos de Leví. Gersón, Goáth y Merari. Sus deberes eran desarmar el Tabernáculo, cargarlo y reensamblarlo.

b)    Los hijos de Aarón eran sacerdotes consagrados que servían en el Altar y en el Lugar Santo, también deberían enseñar a los hijos de Israel los estatutos del Señor.

c)    El Sumo Sacerdote cuyo ministerio era fundamental de los otros, entraba al Lugar Santísimo con sangre (Números 3:9).

  1. 2.      El Sumo Sacerdote, un tipo de Cristo (Hebreos 4:14 ; 5:1 ; 8:1)

El Sumo Sacerdote es un tipo notable de Cristo en su oficio, su servicio y su vestidura sacerdotal. Aarón fue el representante de Israel ante Dios, lo cual es verificado por su oficio, por el hecho de llevar sus nombres sobre sus hombres y sobre su pecho. Jesucristo es nuestro mediador y representante delante de Dios.

  1. 3.      Requisitos del Sumo Sacerdote (Exodo 28:1 ; Levíticos 21).

a)    Sus deberes eran estrictamente de carácter religioso. No podían participar en actividades políticas.

b)    Tenía que ser ceremonialmente puro y santo.

c)    Tenía que casarse solo con una virgen y de su propio pueblo.

d)    Debía ser físicamente perfecto.

e)    Solo él podía entrar al Lugar Santísimo y ofrecer la sangre de expiación.

  1. 4.      La naturaleza del oficio Sacerdotal y su simbolismo.

a)    Implica Selección:

Dios tenía que escoger al sacerdote (Hebreos 7:20-22). Nuestro sacerdote recibió su orientación y autoridad de Dios (Hebreos 9:12).

b)    Implica el principio de representación:

Este oficio era la provisión que Dios había hecho para su pueblo aislado de él que necesitaba alguien que se presentara ante él a favor de ellos. El Sumo Sacerdote servía de mediador para el pueblo (Hebreos 1:17 ; 5:1). Cristo es el mediador del nuevo pacto y el representante de los creyentes. Cristo es su redención y su seguridad (Romanos 5:15-19 ; 2 Corintios 5:21 ; 1 Pedro 3:18).

c)    Implica el ofrecimiento de un sacrificio:

El ministerio más prominente es el ofrecer sacrificios. La responsabilidad principal del sacerdote era reconciliar los hombres con Dios por medio de un sacrificio de expiación (Hebreos 5:1 ; 8:3). El sacerdocio de Cristo sobrepasa al de Aarón, por cuanto Cristo se ofreció a sí mismo (Hebreos 7:27), su propio cuerpo (Hebreos 10:10) y su propia sangre (Hebreos 9:12).

d)    Implica intercesión:

Cuando Aarón rociaba la sangre sobre el propiciatorio, este acto apelaba a Dios pidiendo perdón por los pecados del pueblo. Cristo pide perdón para nosotros por los méritos de su propia sangre (Hebreos 7:25).

Un resumen de las perfecciones del sacerdocio de Cristo

1. Fue constituido por Dios (Hebreos 5:5).
2. Fue consagrado con juramento (Hebreos 7:20-22).
3. El es sin pecado (Hebreos 7:26).
4. Su sacerdocio es inmutable (Hebreos 7:23-24)
5. Su ofrenda es perfecta y suficiente (Hebreos 9:25-28)
6. Su intercesión es eficaz (Hebreos 7:25).
7. Como mediador hombre – divino es cualificado para obrar para Dios y para los hombres (Heb. 7:25)
  1. La consagración de Aarón y sus Hijos

(Exodo 29 ; Levíticos 8)

 

  A)   Aarón y sus hijos participaron juntos en la consagración, porque en conjunto formaban una familia sacerdotal.

El Sumo Sacerdote tenía la preeminencia y sus hijos eran subordinados a él. Tipo lógicamente representa a Cristo y los creyentes quienes constituyen la familia real de la cual Cristo es la cabeza (Romanos 8:29).

B)   Se lavaron con agua. Aarón era bañado (Levíticos 8:6) porque este acto él venía a ser típicamente, figuradamente, lo que Cristo es por sí mismo, santo, inocente, sin mancha, apartado del pecado y hecho más sublime que los cielos. Era indispensable que fueran limpios ceremonialmente porque de otra manera, no podían ministrar ante Dios hasta que no se les quitara toda contaminación. Los sacerdotes eran bañados una sola vez en la vida. Esto es un símbolo del “lavamiento de la regeneración” (Tito 3:5); es ser purificado “es el lavamiento del agua por la palabra”, que se efectúa una vez por todas, en el día de hoy el pecador, entra por la fe en Jesucristo a la familia de Dios. Los sacerdotes fueron lavados completamente por Moisés, otra perdona tenía que hacerlo. Cristo lava completamente al creyente con el agua de la regeneración.

Textos para estudio:

Efesios 5:26 ; 2:10 ; Juan 13:8 ; 10 comparados con Éxodos 29:4 y Levíticos 8:6 ; 2 Pedro 1:4 ; Juan 3:14-15 ; Gálatas 3:26 ; Juan 1:12-13 ; Juan 1:12-13 ; Santiago 1:18 ; 1 Pedro 1:23 ; Juan 3:5.

C)   Los sacerdotes recibían su vestimenta. Esta era la segunda parte de la ceremonia (Levíticos 8:7-9). Este punto es fundamental, porque Dios había dicho a Moisés: “harás vestiduras sagradas a Aarón tu hermano” (Exodo 28:2). En las Escrituras el vestido es un símbolo de justicia. Leemos en el Salmo 132:9, “Tus sacerdotes sean vestidos de justicia”. El primer pecador que hubo sobre la tierra tuvo que ser vestido con túnicas de pieles, para que pudiera presentarse delante del creador.

Los hijos recibieron sus vestiduras después del sacrificio por pecados. Las vestiduras indicaba que los sacerdotes tenían que cubrirse con vestidos que hablan de otro, esté otro sería aquel que nos vestiría con su propia justicia.

D)   El ungimiento con aceite del Sumo Sacerdote. Aarón fue ungido con el aceite precioso descrito en Exodo 30:22-23, lo cual constituyo la parte principal de la consagración. El aceite de unción fue designado para ser emblema del Don y dela Graciadel Espíritu Santo (2 Corintios 1:21 ; Juan 2:20-27). Nuestro Gran Sumo Sacerdote fue ungido con el Espíritu Santo (Hebreos 4:27 ; 10:38 ; Isaías 61:1-3). Esta es la tercera parte de la ceremonia de consagración en el Antiguo Testamento. En Levíticos 8:10-12 leemos sobre la unción que hizo Moisés, primero del Tabernáculo. Luego de Aarón y de sus hijos. Para entender este punto es fundamental apreciar que en el Antiguo Testamento las personas que eran dedicadas a Dios, eran ungidas con aceite.

Los reyes, los sacerdotes, algunos profetas, el santuario, el altar y todos lo vasos sagrados eran ungidos; esto era un símbolo y profecía de la plenitud infinita de la tercera persona dela Trinidad, El Consolador, con el cual agradó al Padre llenar a Cristo Jesús, el verdadero templo del verdadero Dios, el templo del Dios viviente; pero además, la unción del Antiguo Testamento era una promesa, porque anticipaba otro gran ministerio del Espíritu Santo. Mediante la unción con aceite (Exodo 30:22-23). Dios estaba anticipando la misión que siglos más tarde haría del Espíritu Santo, el Consolador, cuando sería derramado sobrela Iglesiapara dar vida, habitar, calificar, capacitar, sellar, santificar, fortalecer, unir a los creyentes y consagrarlos para Dios. Es nada menos que Dios en contacto con los suyos.

¿Qué es la unción y de donde procede?

La unción con el espíritu se refiere al acto de Dios el Padre, aplicado al creyente, por el cual envía al Espíritu Santo, en respuesta a la oración del Hijo, para que haga su residencia permanente en el creyente (Juan 14:6).

  1. Esta unción es universal enla Iglesia.

La unción del espíritu significa que el Espíritu Santo ha venido habitar en el creyente, para hacer su residencia permanente. En Levíticos 14:14-15 vemos algo muy sorprendente; también el leproso era ungido, y lo era mediante un ritual semejante al de la consagración del sacerdote. El leproso es un tipo de nosotros mismos impuros por el pecado, limpiados por la sangre de Cristo y ungidos por el Espíritu Santo. Los leprosos que eran declarados limpios eran admitidos a la sangre y al aceite, lo mismo que los sacerdotes. Aquellos que Cristo declaraba limpios en verdad y admitidos al sacerdocio cristiano. Nada más y nada menos. El que antes estaba excluidos del campamento, muerto socialmente, volvía de nuevo a ocupar su lugar en el pueblo de Dios. La restauración del leproso tenían tres etapas:

a)    En una ceremonia fuera del campamento era readmitido a su estado civil (Levíticos 14:3).

b)    Luego venía su restauración física (Levíticos 14:8).

c)    A la puerta del Tabernáculo era restaurado como un adorador (Levíticos 14:11)

Esto se aprecia mejor al analizar el pasaje de 1 Juan 2:12-29. En el versículo 12 el Apóstol se dirige a todos los creyentes como a “hijos” cuyos pecados han sido perdonados. En el versículo 13 divide a los creyentes en tres grupos, no según edades sino según su madures espiritual. Hay “padres”, “jóvenes” e “hijitos” (o infantes). Es a los infantes a los que se refiere en el versículo 20 para decirles: “…vosotros tenéis la unción del Santo”.

Y otra vez en el versículo 27, dirigiéndose a los más jóvebes y más débiles, les dice: “Pero la unción que vosotros recibisteis de él…”. Por tanto la unción es la porción del niño en Cristo; con más razón lo es de los jóvenes y de los padres. De modo que todos los cristianos son ungidos. ¿Cuál es la reflexión?. Todo creyente es un sacerdote porque ha sido limpiado y ha sido ungido con el Espíritu Santo.

 2. Propósito de la unción del Creyente (Sacerdote).

a)    Separación para Dios: El propósito fundamental de la unción de Nuevo Testamento procede del sentido que tenía en el Antiguo Testamento, es decir, dedicar a ciertas personas o cosas; santificarlas en el sentido de separarlas para el servicio de Dios. (Exodo 28:41 ; 40:15 ; Apocalipsis 1:5-6).

b)    Confiere el conocimiento de Dios: Otro efecto de la unción consiste en la enseñanza, porque capacita al creyente para tener conocimiento salvador y un conocimiento que le puede guardar del error.

  1. Ser ungido significa ser calificado para una tarea, para ministrar con poder. En el Antiguo Testamento los hombres eran ungidos para ser reyes, sacerdotes y profetas. Esto da el propósito de la unción; significaba la venida del Espíritu Santo sobre ellos para capacitarles en un ministerio que se les asignaría; se les separaba para una función específica.

E)   El derramamiento y la aplicación y la aplicación de la sangre a los sacerdotes, después de hacer el sacrificio por el pecado, la sangre de la víctima fue aplicada sobre el lóbulo de la oreja derecha, sobre el dedo pulgar de la mano derecha y sobre el dedo pulgar del pie derecho. Todo el ministerio del sacerdote fue puesto bajo el poder de la sangre (Levíticos 8:24). El sacerdote tenía una oreja manchada de sangre oreja y ejecutará los servicios del santuario, al igual que el pie para andar en los atrios de Dios. En todas las relaciones del pecador o de los santos de Jehová, la sangre sirve como base para estas relaciones.

Al sacerdote levítico se le aplicaba la sangre sobre la mano, sobre el pie y sobre la oreja. ¿Porque sobre la oreja y no sobre la boca?. Aquí se esconde un gran secreto; para servir enla Iglesiay para trabajar no es tan importante cómo hablamos. Algunas invierten tiempo en aprender a hablar. No esta mal el querer servir mejor, corrigiendo nuestros muchos defectos, pero para servir ala Iglesiay para trabajar, el aprender a escuchar es más importante que el aprender hablar. Lo fundamental es escuchar lo que Dios nos dice.

F)    El ungimiento de Aarón. Después de la aplicación de la sangre a su persona, Moisés mezcló el aceite y la sangre y lo roció sobre Aarón, sus vestiduras, sus hijos y las vestiduras de sus hijos. Después de la muerte y la resurrección de Cristo, el Espíritu Santo fue dado. La promesa del Espíritu fue cumplida cuando el Gran Sumo Sacerdote había hecho el sacrificio por el pecado, por el cual Cristo fue glorificado (Juan 7:38-39 ; 16:7).

G)   El retiro de la familia sacerdotal al final de la ceremonia de consagración (Levíticos 8:31-36). Durante seis días debían permanecer en el Tabernáculo, alimentándose de las ofrendas de pan y carne. Luego cuando se cumplieron los siete días, saldrían, ofrecerían sacrificios para el pueblo y lo bendecirían en el nombre de Jehová (Levíticos 9:1-22,23).

Esto nos recuerda el retiro de los discípulos en el Aposento Alto durante el intervalo de la ascensión y el día del Pentecostés. EL día del Pentecostés el Señor apareció a sus discípulos como lo hizo en la consagración de Aarón y sus hijos (Levíticos 9:23).

H)   La bendición sacerdotal del pueblo escogido (Levíticos 9:23). El retiro de los siete días fue para Aarón su primer entrada al Santuario, durante estos días Moisés le encomendó el cuidado de todas las cosas adentro del Tabernáculo. Cuando Cristo, nuestro Sumo Sacerdote terminó su obra sacrificial, se retiró a la presencia del Padre donde ejerce su ministerio sacerdotal (Hebreos 2:10). El pueblo de Israel esperaba ansiado al sacerdote en la salida del Atrio, lo cual significaría que su expiación había sido aceptada. Esto es sombra del evento más transcendental, la segunda venida de Cristo. El pueblo de Dios ahora espera el retorno de su Sumo Sacerdote (Hebreos 9:23 ; Juan 16:16).

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con voz de trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 1 Tesalonicenses 4:16

 

Hola, usted puede hacer uso de este material con libertad. Esta sección pertenece a la primera parte de un folleto de estudio con énfasis sobre El Espíritu Santo. Cada día tratare de poner un nuevo resumen del mismo hasta llegar al final del libro. En la página de descarga usted podrá bajar el mismo en formato PDF y al final pondré el libro completo. Usted puede imprimirlo y usarlo con libertad. Dios te bendiga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

About the author

admin


Comments are closed.