EL FRUTO DEL ESPIRITU

EL FRUTO DEL ESPÍRITU

Pasamos a considerar ahora otro de los ministerios que el Espíritu Santo cumple en el creyente. El pasaje principal aparece en Gálatas 5:22-24:

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo. Paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”

1- Aspectos Generales

1- La actividad humana no es el origen del fruto.

Pablo utiliza la expresión “el fruto del Espíritu” y no la expresión “las obras”, que ha utilizado antes con respecto a la carne, porque quiere subrayar que el fruto no es lo que el hombre puede hacer, sino lo que el Espíritu de Dios puede producir. El creyente debe ser activo, pero no es su actividad el origen del fruto. El fruto es del Espíritu.

2- ¿ Por qué “el” fruto ?

Pablo enumera nueve elementos, pero se refiere a un fruto,“el” fruto. Cuál es la razón ?
Posiblemente Pablo quiere enfatizar que esos nueve elementos constituyen una unidad, y tienen una estrecha conexión unos con otros. Por tanto, el creyente debe esperar que en su vida haya fruto variado, tan variado como el texto lo indica, y que esto abarque tanto su servicio como su carácter.
Al hablar de un fruto se hace referencia más enfática a su única fuente, es decir, a la unidad de origen de la obra de la gracia en el creyente, y al hecho de que el Espíritu produce una sola clase de fruto. Lo carnal es resultado de nuestra obra; la espiritual es resultado de la actividad de Dios en nosotros.

3- Diferenciación con los dones.

Mediante la expresión el “fruto del Espíritu” la Escritura no se refiere a los dones.
Los dones proceden del Espíritu y son dados por el Señor en forma selectiva; es decir, a unos hermanos les otorga ciertos dones, en tanto que a otros, “otros” distintos de los anteriores, se les otorgan diferentes dones (Efesios 4:11 ; ! Corintios 12:7-11 ; 12:28-30).
En cambio, el fruto es aquello que el Espíritu garantiza a todos los creyentes que viven bajo su guía y control. El apóstol no está hablando en Gálatas 5:22,23 de dones (charismata), sino de dádivas conferidas a todos los creyentes.

 

2- La riqueza del Fruto

El apóstol menciona nueve elementos del fruto del Espíritu, que analizaremos ahora.

Amor

Los vocablos griegos originales son el sustantivo agape, amor, y el vervo agapao, amar. (Juan 5:20 ; Juan 14:31). No se trata del amor humano, en cualquiera de sus manifestaciones, sino del amor divino en el creyente.

1- En el Nuevo Testamento para describir un hecho glorioso, la actitud de Dios el Padre hacia el Hijo. (Juan 5:20 ; Juan 14:31)

2- El Señor mismo lo utiliza para describir la actitud de Dios hacia la raza humana entera. (Juan 3:16)

3- Esta misma palabra griega ágape, amor describe además la actitud de Dios hacia aquellos que han creído en Cristo. (Juan 16:27 ; Juan 14:21)

4- Este vocablo describe la voluntad de Dios con respecto a la actitud que sus hijos tienen que mostrarse mutuamente, la que tienen que mostrar hacia todos los hombres. (Juan 13:34 ; 1 Tesalonicenses 3:12)

5- El amor que Dios ha derramado en todo creyente es su propio divino amor. Este amor que inunda al creyente (Romanos 5:5) produce como fruto un amor reverente hacia el Dador, y un amor práctico hacia otros.

6- ¿ En qué forma se expresa en el creyente ese amor hacia otros ? El amor que produce el Espíritu se caracteriza en el capítulo 13 de 1 Corintios. Citamos algunos elementos

a) El amor no tiene envidia. (1 Corintios 13:4)
b) No busca lo suyo…, no guarda rencor. (1 Corintios 13:5)
c) Todo lo sufre…, todo lo soporta (1 Corintios 13:7)

  Amor – El amor de Dios ha sido derramado por el Espiritu (Rom.5:5), El amor de Dios se manifiesta por el Espiritu residente en el creyente (Juan 14:23), La provisión de amor no es pobre sino abundantisima para satisfacer sobradamente las demandas al creyentes. El amor es el cumplimiento de la ley (Romanos 13:10 La plenitud de la ley , en cuanto a llenar toda exigencia, es el amor). El mandato de Cristo (Juan 13:34-35). La etica del reino (Mateo 5:43-46). Los objetivos del amor divino (El mundo entero Juan 3:16; Despertara el celo misionero e interes por los perdidos, que era manifiesto en Cristo. La iglesia de Cristo Efesios 5:25; De ahí que el creyente pueda amar a sus hermanos sin distinciones I Juan 3:16-17. El amor es la evidencia del nuevo nacimiento I Juan 3:14). El amor divino es infinito hacia quienes son objeto de su amor (Juan 13:1. El amor cristiano hace persistente el amar en toda circunstancia I Corintios 13:4).

Gozo

El vocablo original es el griego chara, gozo, deleite, alegría, regocijo. Aparece en el Nuevo Testamento 72 veces, lo cual hace decir legítimamente a un autor que el Nuevo Testamento es el libro del gozo.
No se trata tanto de una alegría exterior, sino más bien de una honda satisfacción que brota por el hecho de nuestra relación con Dios. (Filipenses 7 ; Efesios 4:1 ; Colosenses 1:24 ; Romanos 5:11 ; Romanos 5:2)
La Escritura es clara para mostrar que el propio Dios es la base del regocijo del creyente, y que Dios es asimismo el objeto de ese regocijo. (Lucas 1:47 ; Filipenses 3:1 ; 4:4).

Gozo – El gozo divino operado en el creyente (Nehemias 8:10). Es el mismo gozo de Jesús en el cristiano (Juan 15:11). El resultado en la vida cristiana en relacion con el conocimiento intimo de Cristo (I Pedro 1:8). El gozo debe mostrarse en todo momento, inscluso en la persecución y prueba (Hechos 5:40-41; 16:22-25 nada puede imperdir que el Espiritu opere en el cristiano que esta entregado totalmente a El)

Paz

Ésta es otra de las grandes palabras de la Biblia. No la tratamos aquí en detalle; solamente incluiremos algunas observaciones.
La palabra “paz” tiene su historia. El vocablo hebreo shalom expresa la esperanza y la oración de que la persona a la que se saluda pueda disfrutar todo beneficio y todo don “proveniente de la mano de Dios”.
El vocablo original eirene, paz, se deriva de un verbo que indica la unión de diversos elementos, que antes habían sido antagónicos. La paz con Dios es la relación en la cual Dios coloca a los creyentes cuando éstos reciben la obra reconciliadora de Cristo en la cruz. Esa paz con Dios nace para confiar en Cristo como Salvador.

Paz – Un legado de Cristo para los suyos (Juan 14:27). La paz divina expresada y experimentada en el creyente (Filipenses 4:7). Debe observarse la diferencia entre paz con Dios y la paz de Dios (La paz con Dios es una posición de reconciliación definitiva del cristiano con Dios en virtud del sacrificio de Cristo, Romanos 5:1, La segunda es una experiencia subjetiva operada en el creyente por el Espiritu). La paz no significa ausencia de conflictos externos (Juan 16:33). Es la operacion del Espiritu Santo actuando en el interior del corazon cristiano (Suprime la inquietud del corazon Juan 14:27b). El Espiritu confirma al creyente su condicion de hijo de Dios (La condicion de hijos vincula al creyente con el Padre, de quien proceden todo don perfecto y todo buen regalo, Santiaguo 1:17; La paz intima se experimenta ante la certeza de que Dios pueda dar a sus hijos todo cuanto necesiten, ya que les ha dado el don mas grande: su propio Hijo Romanos 8:32).

Paciencia

Aquí estamos ante otra gran palabra de la Biblia.
En el Antiguo Testamento el concepto “paciencia” se refiere a tres esferas de acción:

a) Significa paciencia antes los eventos desafortunados.
b) Significa paciencia ante la gente.
c) Describe el carácter de Dios mismo. De aquí proviene la importancia singular de este vocablo.

La palabra griega del Nuevo Testamento para paciencia es makrothumia, largura de ánimo (Equivale a tolerancia). Otro vocablo semejante en el griego es hupomone, que expresa paciencia ante personas hostiles (Trench). La paciencia caracteriza el obrar de Dios y de Cristo con todos los hombres. “Cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba” (1 Pedro 2:23). Lo destacable entonces es que makrothumia es un rasgo del carácter de Dios (Salmos 103:8).
Paciencia – La paciencia de Dios es ilimitada (Exodo 34:6; Salmo 86:15). Dios tolera al pecador en su paciencia (Romanos 2:4, 9:22 ; 2 Pedro 3:9,15). La paciencia de Dios es operada en el creyente por el Espiritu Santo (Colosenses 1:11). Al creyente se le demanda la paciencia(Colosenses 3;13; Santiago 5:7-8). La paciencia debe manifestarse en la vida cristiana (Efesios 4:2-3; I Tesalonicenses 5:14). Es una de la condiciones personales exigidas para los pastores y maestros (2 Timoteo 4:2).

Benignidad

Este quinto elemento aparece en el original con el vocablo chrestotes con el sentido, entre otros, de una disposición benigna de corazón, o de bondad, que es todo lo contrario de la dureza en el trato. Significa no solamente benignidad como una cualidad, sino la bondad en acción, una que se expresa en hechos concretos, en la cariñosa consideración por otros.
Alcanza en el Nuevo Testamento una gran altura. En efecto, figura como un atributo humano (Romanos 3:2, en cita del Salmos 14:1), pero en Romanos 2:4 y 11:22 denota la actitud de Dios hacia los pecadores, a través de Cristo. La benignidad es, por tanto, otra cualidad del carácter divino.
En Tito 3:4 la palabra se utiliza para desplegar la plenitud de la salvación, por que la benignidad de Dios ha encontrado su suprema manifestación en el don de su Hijo para que fuera el Salvador del mundo. Chrestotes alcanza así el equivalente del gran vocablo charis, gracia. (Gálatas 5:22)

Benignidad – No implica debilidad, sino entrega sin resitencia. El ejemplo de Cristo (Isaias 53:7). La manifestacion de la benignidad del Señor (Romanos 5:7-8 , Es la capacidad de favorecer a todos, incluyendo a los ingratos y malos, Lucas 6:35). La benignidad debe manifestarse en la vida cristiana (Efesios 4:32 ; Colosenses 3:12-13). Es la virtud requerida para el servicio (2 Timoteo 2:24-26).

Bondad

Este concepto se expresa en el Nuevo Testamento con el vocablo agathosune, que tiene una variedad de significados, pero que en Gálatas 5:22 indica el carácter esencialmente bueno, generoso, amable, del hombre en quien obra el Espíritu del Dios en bondad.
La dificultad de este vocablo es que el castellano “bondad” es un término amplio y muy general, por lo cual hay que tratar de precisarlo.
La palabra se refiere a una actitud hacia otros, en una inclinación favorable del corazón. Indica la excelencia moral de una persona.
La gran característica de la bondad es la generosidad, que da a otro lo que éste nunca pudo haber ganado. Agathosune, bondad, es la generosidad que surge del corazón de Dios hacia el hombre. Con esta misma actitud de corazón debemos atender a los demás.

Bondad – Es la expresión de la manifestación de Dios (Exodo 33:19; Salmo 33:4-5; 23:6; 27:13). Es la expresión de la generosidad en hechos concretos. Es la manifestación de la nobleza de carácter y una combinación perfecta de justicia y del amor (Romanos 5:7). El Espiritu capacita al creyente para mostrar esta virtud.
Fe

La palabra griega que aparece en Gálatas 5:22 es pistis; tiene diversas acepciones, de las cuales mencionaremos algunas:

a) Hay acuerdo entre los comentaristas de que pistis aquí no significa la fe salvadora, en el sentido de abandono de uno mismo y de todo mérito, para apoyarse únicamente en Cristo para ser salvo; tampoco se trata aquí de la fe como cuerpo de doctrina, concepto que aparece en otras escrituras (Juan 3).
b) La mayoría de los comentarios apoya el sentido de fidelidad, que es lo que más se ajusta al contexto, ya que se trata de una manifestación del fruto del Espíritu y no de fe en el sentido del medio por el cual recibimos la salvación. El contexto es el elemento decisivo; dado que los otros ocho elementos que le acompañan denotan cualidades éticas, también pistis parece denotarlo aquí.

Lo que Pablo está recomendando aquí como fruto del Espíritu es probablemente la fidelidad a Dios y a su palabra; de esta fidelidad superior dependen las fidelidades a otros seres.

Fe – En este caso es mas bien fidelidad, esdecir, la manifestación de la fe en la esfera de la La santificación. Una de las caracteristicas de Dios es su fidelidad (Lamentaciones 3:22-23; Salmo 36:5; 89:1,2,5; 24:33; 92:1-2). Dios debe ser reconocido por su fidelidad (Deuteronomio 7:9). La fidelidad de Dios es inalterable, a pesar de cualquier circunstancia (2 Timoteo 2:130. El creyente descansa con seguridades las promesas de Dios, porque El hace honor siempre a Su Palabra (Hebreos 10:23). Esta caracteristica era propia de la conducta del Señor Jesús. El Espiritu la reproduce en cada creyente. La fidelidad es un principio de vida cristiana, no solo en relacion con Dios, sino tambien en relacion con sus semejantes en todos sus actos (Colosenses 3:9. Todas las esferas de la vida cristiana han de corresponderse con la fidelidad propia del nacido de nuevo. En los negocios, matrimonio, amistades, relaciones laborales, etc.)

Mansedumbre

Aquí estamos frente a otra altura muy elevada del pensamiento bíblico y de la magnitud de la obra del Espíritu en el creyente. Se trata del vocablo griego prautes, que denota dulzura, una conducta suave, no pendenciera y apacible con los demás. El concepto es semejante al de benignidad, pero tiene como peculiaridad que el hombre manso no se estima a sí mismo en nada. No tiene posiciones que ocupar ni intereses personales que defender.
La mansedumbre es aquella disposición de espíritus con la que aceptamos los tratos de Dios con nosotros como buenos, y por tanto no discutimos ni resistimos; nada más, pero nada menos, el término está estrechamente relacionado con tapeinophrosune, humildad, y es consecuencia de ella.
Esta mansedumbre no debe ser confundida con la debilidad, o con la falta de carácter, ya que el hombre manso de Gálatas 5:22 obra así en razón del poder del Espíritu Santo, y no es razón de su debilidad.

Mansedumbre – La condicion que conduce a la sumisión incondicional a la voluntad de Dios. Es una de las manifestaciones del carácter de Jesucristo (Mateo 11:29). Pablo cita la mansedumbre de Cristo (2 Corintios 10:1 En este caso en el sentido de gentileza y condescendencia). La mansedumbre esta relacionada con el creyente (Colosenses 3:12; I Timoteo 6:11). Es la condicion para recibir la Palabra (Santiago 1:21).

Templanza

Este vocablo figura en el Nuevo Testamento como traducción del griego egkrateia, de kratos, fuerza. Egkrateia significa dominio sobre algo o sobre uno mismo. La traducción preferible de Gálatas 5:23 sería “dominio propio, autocontrol”, y se aplica a los deseos de la carne. Pero en ocasiones se refiere al autocontrol en la expresión de amor hacia otros.
El “poder contenerse a uno mismo” es necesario para esto, la palabra se refiere pues al control de los deseos e impulsos de uno mismo.
La templanza en el Nuevo Testamento no se aplica solamente a la castidad, o continencia sexual (1 Corintios 7:9), sino que además se aplica a placeres en general, o bien al control del atleta sobre sus deseos (1 Corintios 9:25), en aras de su entrenamiento para competir en los estadios. En cada caso el contexto debe decidir el sentido preciso. En 1 Corintios 9:25, Pablo habla de templanza para los fines del servicio al Señor.
Estamos pues ante un vocablo que se refiere al poder controlador de la voluntad del creyente bajo la guía y energía del Espíritu de Dios. “La vida cristiana debe dirigirse por la autoridad de Dios, por lo cual no queda lugar para el dominio propio autónomo del creyente”.

Al ejercer el don. No constituye apagar el Espíritu el dejarse guiar por los conocimientos que se posean con referencia a las ordenanzas o reglamentos de las Sagradas Escrituras o por respecto a los superiores por amor a los demás.

Templanza – Capacidad de control personal, o sea, dominio propio. El dominio propio es expresión natural e imprescindible en la vida cristiana (I Pedro 1:5-7). El control de las manifestaciones del carácter, como realidad del dominio propio, se exigen como condicion personal para el anciano (Tito 1:7-9).

Aplicación Personal

La vida que permite manifestar el fruto del Espiritu, es la vida rendida plena e incondicionalmente a Dios. Pablo establece esto(Galatas 5:16). La expresión visible del fruto del Espiritu es la manifestación visible de Cristo. Todo aquel que vive a Cristo, den\be manifestar a Cristo (Juan 15:5).
El creyente debe examinar su vida en relacion con la dependencia del Espiritu. Una exhortacion vital (2 Corintios 13:5)

Hola, usted puede hacer uso de este material con libertad. Esta sección pertenece a la primera parte de un folleto de estudio con énfasis sobre El Espíritu Santo. Cada día tratare de poner un nuevo resumen del mismo hasta llegar al final del libro. En la página de descarga usted podrá bajar el mismo en formato PDF y al final pondré el libro completo. Usted puede imprimirlo y usarlo con libertad. Dios te bendiga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comments are closed.